Opportunityvan
Opportunityvan

AQUELLOS MARAVILLOSOS E IRREPETIBLES AÑOS

Un autocaravanista nostálgico.

 

Soy un autocaravanista veterano y nostálgico. Deseo trasmitir mi experiencia y quiero narrar sobre los años que pasamos mi mujer y yo con nuestros hijos pequeños, viajando y saliendo los fines de semana con nuestra autocaravana.

En ocasiones hablo con amigos más jóvenes que yo y que tienen hijos pequeños, sobre las vacaciones; Encuentras el amigo que solo desea coleccionar exotismo y lo único que te explica de las vacaciones es lo lejos y lo raro que suena el nombre del lugar donde ha estado, otro te habla del maravilloso trato que le dieron en el hotel, ya que podían dejar a los niños todo el día haciendo actividades con los monitores y eso solo los que no tuvieron problemas.

Yo siempre recuerdo con gran nostalgia aquellos años, en los que estábamos los 4 juntos, las 24 horas del día y disfrutábamos recorriendo parajes y  rincones desconocidos.  Aquellas charlas con los peques, metidos  en la autocaravana en días de lluvia. Mi hijo mayor siempre cuenta que se imaginaba que estaba en una nave espacial, recorriendo el universo.

 Nuestra primera autocaravana, la compramos cuando nuestro mi primer hijo (Oscar) tenía 2 años  y al cavo de otros 2 años nació (Maite).  En aquel entonces había pocas autocaravanas y nuestro  entorno no entendía demasiado eso de ir con la casa a cuestas.

Os puedo asegurar que los momentos más felices pasados en familia, fueron los momentos vividos con nuestra autocaravana.  Aquellos inviernos al lado de la nieve, paseando con los trineos y aquel calor reconfortante de nuestra cálida autocaravana   comenzando a nevar a mitad de la comida... Son flases de imágenes que te van viniendo durante toda la vida.

 

Después están las vacaciones. Algo tan deseado y que con críos pequeños, queda tan  limitado, pero que con la autocaravana te dan una libertad de acción insospechada. Viajes anárquicos, sin grandes planificaciones y cambiantes según la marcha.

Luego llegó la etapa de los 8 a los 16 años. Realmente la más espectacular, ya que las actividades de los fines de semana eran más intensas y ellos realmente eran parte integrante de las decisiones a tomar. Las vacaciones eran programadas con antelación, con un guion previo, el cual se iba modificando con frecuencia y empezamos a conocer Europa con profundidad. Ellos mismos se empapaban de geografía y nos decían donde querían ir y  que cosas podían ser interesantes de visitar.

Ahora veo fotos y más fotos. A menudo,  vienen  a casa nuestros hijos con sus parejas y nos hacen sacar las fotos de las vacaciones para volver a recordar aquellos años y cuando hacemos un viaje con nuestra actual autocaravana, mi mujer y yo recordamos,  AQUELLOS MARAVILLOSOS E IRREPETIBLES AÑOS,  con mucha nostalgia, si, pero con la tranquilidad de saber que los supimos aprovechar al máximo y la autocaravana fue para nosotros un factor determinante.

 

Un autocaravanista nostálgico.

 

NOS GUSTA EL CARAVANING