Opportunityvan
Opportunityvan

Corto relato de un autocaravanista veterano que VIVE CON PASIÓN el mundo de la autocaravana y nos narra de una manera anónima, COMO SE INICIO:

Mi primer viaje en autocaravana lo podría definir con esta frase: El verdadero viaje del descubrimiento no consiste en buscar nuevos caminos sino en tener nuevos ojos.

 Hace 32 años conocí a Ana, mi mujer. Estuvimos hablando de tantas cosas que podría escribir durante horas y horas pero pronto vimos que teníamos una cosa en común: viajar. Han pasado los años pero aun recuerdo su frase: ¿y qué ves cuando te levantas?



Mis padres tenían en aquella época un apartamento en la montaña, cerca de unas pistas de esquí; así que recuerdo pasar los fines de semana de invierno esquiando y en verano paseando por los caminos. En vacaciones normalmente salíamos por Europa y nos alojábamos en hoteles, y hasta que conocí a Ana, no me había planteado otra manera de viajar.

Su comentario fue: no hay nada más hermoso que la belleza de los bosques antes del amanecer y despertar cada día en un sitio contemplando  el reflejo del sol en ellos.

Fue Ana la que me introdujo en el mundo de la autocaravana y con el paso del tiempo mi familia y mi entorno se han aficionado también. El principio no fue nada fácil y mi primera autocaravana lejos de una ilusión se convirtió en un gran problema familiar. Mi padre no hacía más que decir: ¡por ese dinero casi tienes un apartamento! Pero Ana siempre me tranquilizaba con sus palabras: no te preocupes piensa que la ilusión es el primero de todos los placeres y que para abrir nuevos caminos, hay que experimentar, crecer, correr riesgos, romper las reglas, equivocarse… pero sobre todo divertirse. Disfruta de tu tiempo viajando en nuestra autocaravana, podemos ir a esquiar pero quizás ahora cada vez a unas pistas diferentes, seguir paseando pero conociendo nuevas montañas y valles, y volver a ciudades dónde ya has estado pero a un ritmo diferente y conociendo lugares que antes ni habías imaginado.

Quizás lo que al principio más me ofendía de los comentarios de mis padres fuera que todo se redujera al precio de mi autocaravana. Deciros que era de segunda mano y que fue el dinero mejor invertido de mi vida. Quizá no tuviera en propiedad una casa de ladrillo, convencional, que pudiera vender como decía mi padre si la “cosa iba mal” pero tenía un espacio donde construir futuros recuerdos, donde guardar los buenos recuerdos para los malos momentos.

En agosto del 86 convencí a mis padres a venir con nosotros de vacaciones por la costa oeste de Canadá, evidentemente en autocaravana. Mis padres, cansados de escuchar todas nuestras aventuras decidieron venir. No voy a extenderme con todo lo que pasó pero fue el principio de un gran cambio en nuestra vida, mis padres se compraron una autocaravana poco después de acabar las vacaciones y desde ese momento hemos vivido juntos muchas experiencias, muchos recuerdos entrañables. Como decía Franklin: Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo. Eso es lo que le paso a mi familia, porque al principio les decíamos lo divertido que era viajar en “ese trasto”, fuimos enseñándoles fotografías insólitas, amaneceres, puestas de sol… de nuestros viajes y al final nos los llevamos a Canadá, el punto de partida de un nuevo comienzo.

Dejando historias personales y a efectos prácticos, podemos asegurar que la autocaravana se está convirtiendo en una tendencia al alza, con una venta en el mercado más dinámica y fácil. Y más ahora, donde muchas personas que habían invertido su dinero en propiedades han visto como éstas perdían valor pasando a ser un quebradero de cabeza.  



Bajo mi punto de vista y mi experiencia, la autocaravana no puede ser considerada como una inversión, puesto que todos somos conscientes de su depreciación, pero sí como un modo de vida, una opción para viajar de una manera muy gratificante, que se ve recompensada con grandes e inolvidables momentos.

Para terminar mi historia lo haré con una reflexión de Pablo Coelho y que describe perfectamente mi trayectoria con mi mujer Ana y mi autocaravana, por cierto después de mi primera autocaravana de segunda mano este agosto estrené la tercera:

"Podemos creer que todo lo que la vida nos ofrecerá mañana es repetir lo que hicimos ayer y hoy. Pero, si prestamos atención, percibiremos que ningún día es igual a otro. Cada mañana trae una bendición escondida; una bendición que solo sirve para este día y que no puede guardarse o desaprovecharse. Si no usamos este milagro hoy, se perderá. Este milagro esta en los detalles de lo cotidiano; es preciso vivir cada minuto porque allí encontramos la salida de nuestras confusiones, la alegría de nuestros buenos momentos, la pista correcta para la decisión que ha de ser tomada. No podemos dejar nunca que cada día parezca igual al anterior porque todos los días son diferentes. Presta atención a todos los momentos, porque la oportunidad, el “instante mágico”, está a nuestro alcance."

 

NOS GUSTA EL CARAVANING