Opportunityvan
Opportunityvan

Vida apretada. Tiempo aprovechado. Un método practico para disfrutar el poco tiempo libre.

Soy un seguidor de vuestra página y me he animado  a escribiros para contaros mi experiencia.  Mi  vida es un poco caótica, puesto que nunca se cuando voy a tener fiesta. Debido a mi trabajo me paso la vida viajando, por España incluso por Europa lo que me supone no tener horarios fijos ni fines de semana. Para acabarlo de rematar, mi mujer trabaja de enfermera en un hospital lo que le supone hacer muchas guardias también el fin de semana. Nunca sabemos cuándo dispondremos de días libres y para nosotros es importante el tiempo de ocio y salir fuera de casa y realizar nuestras actividades preferidas. Hace unos años lo solucionábamos reservando pocos días antes (incluso horas) nuestras salidas. Era bastante estresante puesto que debíamos decidir en poco tiempo qué hacer, dónde ir, dónde había disponibilidad y muchas veces pagar tarifas demasiado altas en proporción a los días que íbamos a disfrutar.

Todo empezó,  gracias a unos amigos de mi mujer que todo y tener una vida “más ordenada”, disfrutaban de una forma de viajar muy independiente y anárquica ,como lo es el autocaravanismo. Además, gracias a mi trabajo, conozco a muchos europeos que utilizan esta forma de viajar, para escapadas esporádicas de fines de semana o como es mi caso, salidas relámpago, imprevistas, o  por sorpresa…

 

Quedamos con ellos un fin de semana de los que pudimos coincidir. Era invierno y a todos nos gustaba esquiar. Yo  supe solo unas horas antes que  estaría libre, y la búsqueda de alojamiento (más por la época que era) fue complicada. Nuestro esfuerzo dio sus resultados y conseguimos un hotel. Una vez en el lugar escogido comprobamos que a veces la publicidad no se corresponde con la realidad, las habitaciones dejaban mucho que desear y para colmo en el desayuno los problemas se agravaron, puesto que la dirección del hotel se vio desbordada por las reservas y no había ni sitio ni comida suficiente para los clientes así que tuvimos que esperar muchísimo para desayunar. Con todo el lío, mi mujer y yo llegamos tarde a la cita con nuestros amigos. Deciros que ellos durmieron en su autocaravana a pie de las pistas de esquí.Una vez juntos, decidimos olvidar lo sucedido y disfrutar del día. Empezamos a esquiar y utilizábamos algunos descansos para ir a la autocaravana a tomar café, para comer, y una vez finalizado el día de esquí nos refugiamos en ella e iniciamos una agradable charla. Cómo no, empezamos a hablar de nuestras ajetreadas vidas, cómo disfrutábamos de nuestro tiempo libre y de nuestra manera tan diferente de viajar. Esa tarde fue el punto de partida de lo que es ahora nuestra nueva forma de “vida”.

 

Solo hace poco más de un año de aquella reunión y a los 2 meses estrené un autocaravana. Desde entonces la manera de disfrutar de nuestro poco tiempo libre ha cambiado de una manera radical. Mi relación de pareja es mucho más intensa puesto que ya no está el estrés de organizar un viaje: hotel, avión o coche, horarios, disponibilidad de habitaciones….mi vida ha dado un giro de 180º. Os pondré un pequeño ejemplo, hace dos semanas, disponíamos de un solo día los dos, así que mi mujer sin decirme nada me vino a buscar con la autocaravana al aeropuerto. No sabía dónde íbamos, pero me daba igual, sabía que me gustaría de todas las maneras, y así fue, porque me desperté en el Pedraforca, y aprovechamos el día para hacer una excursión que fue espectacular, con la brisa en nuestras caras y respirando el aire fresco limpio de la montaña. A las 8 de la tarde ya estaba de vuelta en el aeropuerto para coger un avión esta vez hacia Bruselas. A algunos os puede parecer una salida precipitada, pero para la gente que está en una situación parecida a la mía estoy seguro que entiende que ese día para mí fue  como una inyección de felicidad, un momento mágico donde por unas horas me trasladé a otro lugar, aislado de mi trabajo, de mi rutina y disfrutando al máximo de mi pareja y mi entorno. Fueron pocas horas pero a mí me supieron a días.

 

Por mi actividad, se puede decir que no tengo lo que se denominan vacaciones, pero si puedo hacer escapadas de 3 ,5 e incluso 10 días y la autocaravana me está ayudando a llevar una vida social y laboral mucho más  interesante.  Ahora saco tiempo de debajo de las piedras y voy mucho más relajado a trabajar, después de unos días de fiesta. Antes,  las salidas eran muchas veces un desastre. Recuerdo con horror aquellas facturas de hotel  para dormir en una cama donde siempre me costaba conciliar el sueño. Ahora puedo descansar en el confort de mi cama, pase donde pase mi tiempo libre y eso, creerme, que por mucho que viajes, se agradece.

Nárranos tu experiencia. Nosotros la publicaremos y con ella contribuirás a dar valor a nuestra manera de vivir. Contacta con nosotros,

 

 

NOS GUSTA EL CARAVANING