Opportunityvan
Opportunityvan

Viaje en autocaravava a Sierra Nevada

Por Pepita Bel y Joaquim

Noviembre 2013

 

Después de algún tiempo sin poder movernos de casa por algún problemilla de salud, por fin ha llegado el momento de volver a nuestros viajes con el fin de ver territorio, en esta ocasión decidimos que sería por España y concretamente Andalucía, pues pensamos que en esta época del año quizás es mejor dirigirnos al sur, y creo que acertamos ya que tuvimos un tiempo muy bueno.

 

 

Preparamos el viaje, el objetivo será SIERRA NEVADA, exactamente el pico Veleta y la idea es subirlo en bicicleta. Después de buscar por internet desde donde empezar la excursión, tenemos varias opciones, pero lo que nos queda claro es que un día lo dedicaremos a GRANADA.

 

 

Urbanización ALMERIMAR en la población de El Ejido. Llegamos por la noche eran cerca de las 10, nos costó un poco encontrar la puerta de entrada pero una vez dentro nos instalamos al lado de varias autocaravanas que ya estaban allí, en frente estaban los barcos del puerto deportivo. Preparamos una cena rápida y al acabar fuimos a dar un pequeño paseo por los alrededores, había acabado de llover y la noche estaba estupenda, nos acostamos y el día amaneció nuboso pero precioso, al asomar la cabeza por la puerta las vistas eran fabulosas la salida del sol te daba la energía necesaria para enfrentar el día, así que después del desayuno en la autocaravana emprendemos la marcha dispuestos a disfrutar de todo lo que vaya saliendo por delante.

 

Ponemos rumbo a Granada por la carretera de la costa, disfrutando de las grandes vistas marinas al mismo tiempo que nos sorprende el curioso paisaje que los almerienses han organizado por casi toda la provincia al provocar un mar de plástico como ellos lo llaman, con la instalación de todos los invernaderos para la explotación agrícola de sus tierras.

Realmente es curioso ver kilómetros y kilómetros de territorio donde solo ves plástico, desde las montañas hasta la misma orilla del mar.

 

En un suspiro llegamos a Granada, y nos dirigimos al área de autocaravanas que según la guía está enfrente del estadio de futbol de Los Cármenes , pero como en otras ocasiones nos encontramos con que esta fuera de servicio o simplemente que no reúne las condiciones que nos indican en la guía, ya que para empezar, al parquin que está situado en un subterráneo, se accede por una rampa donde nos dicen que la altura máxima es de 2,90 m. por lo tanto la mayoría de las autocaravanas no pueden entrar, y después de hablar con el encargado nos comunica que solamente es parquin, que no hay zona de pernocta ni tampoco están abiertas las zonas para vaciar las aguas o recargar el agua limpia. Después de pasado el disgusto decidimos pasar por el Parque de Bomberos, para que los compañeros nos indiquen donde podemos estacionar la autocaravana o si ellos conocen un área lo más cerca posible de la ciudad. Como suele ser habitual después de hablar con ellos un ratito nos ofrecen quedarnos en la plaza del parque de bomberos y nos dan toda clase de facilidades para que nos instalemos allí, además también nos proporcionan la información para que podamos organizar la subida al Veleta al día siguiente.

Nosotros mientras tanto cogemos la moto y vamos a ver la ciudad: Granada, preciosa, circulamos por el casco antiguo viendo las plazoletas y calles adyacentes, subimos hasta la Alhambra y disfrutamos de las vistas desde ese punto, paseamos por los jardines de la Alhambra y para finalizar visitamos la catedral al atardecer, que con el juego de luces natural y artificial estaba preciosa.

Al día siguiente después de despedirnos de los bomberos ponemos rumbo a Pinos Genil, pueblo donde dejaremos aparcada la autocaravana para empezar la subida en bici. Como las calles de Pinos Genil no son muy amplias decidimos seguir camino hasta encontrar un buen lugar para estacionar la autocaravana, no tardamos mucho solo unos poquitos km. Más adelante en la presa del pantano de Canles hay una buena plaza para aparcar.

Iniciamos la subida al Veleta como siempre Joaquín con la bici y yo con la moto, ya desde el Km. 0, la carretera pica hacia arriba y decido tirar para adelante y esperarle a la entrada del próximo pueblo que es Güéjar Sierra, siembre bordeando el rio Genil , con un paisaje de categoría, solo el tiempo de hacer unas fotos y ya tengo a Joaquín allí sin intención de parar, así que manos a la obra y a seguirle carretera arriba; no tardamos mucho en encontrarnos con que la carretera discurre por unos bosques de castaños, que en este tiempo están preciosos pues los frutos están cayendo de los árboles y dejan unas alfombras espectaculares que íbamos pisando con nuestros vehículos. Al llegar arriba en el cruce con la general, nos dicen que no podremos llegar arriba al veleta ya que la carretera está cortada y solo se llega hasta la estación de esquí, Ximo hace el último esfuerzo y consideramos el objetivo conseguido.

Si en la subida yo tenía que andar esperándolo, a la bajada se va delante y no consigo alcanzarle, en un tris-tras estamos frente la autocaravana, mientras se ducha y se cambia de ropa yo tomo el sol en un paraje precioso y con un tiempo maravilloso. Ya caída la tarde decidimos subir a la estación de esquí donde hemos visto, que según la guía de áreas existe una para Autocaravanas con todos los servicios; nuestro gozo en un pozo cuando llegamos parece que todo está cerrado, hablamos con un chico que nos cuenta que están preparando la apertura de la temporada de esquí para el próximo mes y que hay poquísima gente, solo unos cuantos obreros que se encargan de las reformas; nos quedamos en uno de los grandes párquines existentes y pasamos la noche con una gran tranquilidad sin ningún ruido.

 

Al despertar damos una vuelta para encontrar el área para autocaravanas pero como casi toda la estación está cerrada y aunque hay tres autocaravanas no tienen acceso a los servicios. Nosotros bajamos otra vez hasta Granada para hacer la despedida y después de desayunar ponemos rumbo al sur de la Sierra Nevada donde pretendemos visitar los blancos pueblos de La Alpujarra; como las distancias no son muy largas y las autovías bastante buenas llegamos bastante pronto y después de pasar por Lanjarón, como ya se acercaba la hora de comer pensamos buscar un camping donde hacer uso de los servicios que necesitamos para la autocaravana y siguiendo la carretera llegamos a Órgiva, donde ya vemos carteles del camping con servicio para autocaravanas y que está abierto durante todo el año; nos instalamos inmediatamente y decidimos comer en su restaurante, comida típica de la comarca muy buena por cierto.

Marchamos a conocer los pueblos de los alrededores, salimos de Órgiva en dirección a la sierra, como siempre cada uno con su vehículo, pronto disfrutamos de unas vistas magnificas, a nuestros pies, Bayacas, siguiendo la carretera Carataunas, y subiendo más arriba Pampaneira, un poco más arriba Capilleira, todos ellos pueblos preciosos, blancos como la cal. En Pampaneira se celebraba una feria sobre productos alpujarreños, así que aprovechamos para comprar algunos de estos productos y llevarlos para casa a darlos a probar a los nuestros. Disfrutamos muchísimo y ya casi sin luz regresamos al camping con el fin de darnos una ducha y prepararnos para cenar. Sin darnos cuenta ya estábamos en el quinto día y con toda tranquilidad nos dispusimos a desmontar y poner rumbo a casa. Las noches del sábado día 2 dormimos en casa y el domingo se celebró una comida con la familia para poder probar las viandas que compramos en el viaje.

 

Cinco días en autocaravana: ¡¡¡¡UN GRAN VIAJE!!!!!.

 

 

Pepita Bel y Joaquim 

 

Si tu también quieres compartir con nosotros tus relatos de viajes, contacta con nosotros a: opportunityvan@gmail.com y envianos tu relato y fotos.

 

NOS GUSTA EL CARAVANING